T. 91 845 82 86 | M-V: 10.30 - 14:00 y de 17:30 - 20:15 | Lunes: 17:30 - 20:15 | S: 10:30 - 14:00

La importancia de elegir un buen sillón de lactancia ante la llegada de un bebé.

Ante la llegada de un bebé todo son dudas e incertidumbres. Queremos lo mejor para él y a menudo nos volvemos un poco locos comprando artículos que vemos en revistas o que hemos oído que van a necesitar.

Normal, yo también lo hice… 🙂
 
 
 
La lista de imprescindibles para el bebé en ocasiones parece interminable, pero no es así, y la realidad es que de todo lo que compramos la mitad de las cosas podíamos habérnoslas ahorrado bien porque se les da muy poco uso, quizá solo los primeros meses y es por ello que no sale rentable, o bien porque haciéndolo de la manera tradicional es igual de válido y más barato (como por ejemplo, el esterilizador de biberones…).
 
Pero hoy, queremos hablaros de lo que para nosotros, después de la cuna del bebé, se ha convertido en uno de los imprescindibles para la habitación: el sillón de lactancia.
 
 
 
Son muchos los beneficios que puede aportarte un sillón de lactancia:

 

Evita los dolores de espalda

Los dolores de espalda para una mamá que acaba de dar a luz son habituales, estos se incrementan además si a la hora de dar el pecho o el biberón no adoptas posturas adecuadas. El sillón de lactancia te ayudará a mantener tu espalda descansada y poder sostener a tu bebé en una postura correcta. Piensa que serán muchas horas las que pases allí, y muy a menudo, y encontrar una postura idónea será primordial.

 

Adios a los brazos cansados

Sostener al bebé durante periodos prolongados hace que nuestros brazos se resientan, y con ello incrementamos de nuevo también nuestros dolores de espalda. Un buen sillón de lactancia con reposabrazos nos ayudará a mantenerlos descansados y evitar contracturas.

 

Mecedora

En el sillón de lactancia podrás mecerte suavemente a la vez que alimentas a tu bebé. Está comprobado que este suave balanceo libera endorfinas, lo que ayudará a sentirte mejor anímicamente y más relajada, y transmitir este estado de tranquilidad a tu bebé. Incluso está comprobado el aumento de la leche en la madre.
 
Además, al balancearte tu peso corporal se mueve adelante y atrás ayudando a mover tu energía y haciendo que tu presión arterial disminuya, lo cual es muy beneficioso para tu salud.

 

Para los papás

Y por supuesto, no olvidemos que también lo usarán los papás que den biberón a sus bebés, ya que de igual modo es necesario adoptar una buena postura en estos casos y alimentar a nuestro pequeño varias veces al día debe ser una labor reconfortante y en ningún caso agotadora.

 

¿Y después?

Pues sabéis qué, que cuando ya no tengas que dar el pecho o el biberón a tu bebé, te recomiendo que no te deshagas de tu sillón de lactancia, ya que va a resultar una pieza muy útil en el proceso en el que tu bebé, que ya se habrá convertido en un precioso niño, empiece a dormir solo en su camita. En ocasiones se despertará o le costará dormirse, y sentir que tú estás a su lado hasta que concilie el sueño para ellos es muy traquilizador. Esos 15 minutos en los que tarda en conciliar el sueño, el sillón de lactancia será tu mejor aliado. 
 
 

En Pibago, podrás elegir modelos de sillones de lactancia como el de la foto y personalizarlo a tu gusto, con diferentes colores de tapizado o acabado de la madera.

Ven a la tienda a verlo y te informaremos de todo.